Densísimo, que sin moverme apenas            

dentro ya de ti, sostienes mi andadura                     

cargada de pesantez.                  

No solamente tierra en declive me soportas,                     

sino edades: milenios, como los tuyos,                     

flotamos en ti... Suave y tiernamente           

me llevas en mediodías              

inacabables de sol.                      

Para aliviarme de este peso de mí                  

entrego a tu densor fabuloso               

completa inmovilidad. Y ando.       

     

Ando sobre tus lienzos crujientes de algas,             

por tu zafiro líquido, por tu derramada esmeralda,                     

como por el puro mármol azul del cielo.            

      

¡Alta galería quieta de tu firmamento,                      

acercándoseme íntegra!     

       

¡Ojos los míos que se abren ciertos                

dentro de ti; videntes de ti, tuyos                   

y realizados ojos de la inmortal espera!

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario