Te sigo, con la nostalgia de siglos                    

que no fueron ni serán míos...             

¡No tener una edad inacabable para quererte!         

        

Permanecer a tu orilla como a la de un joven                    

que corre hacia sus límites, mi limitado hoy.                      

No tuve ni tendré una eternidad de ti.               

       

Un minuto tuyo soy, y ello me duele tanto              

que sufro al amarte, y te daría            

más tierra de mí, quedándoteme.        

          

Sí. Te contemplo y oigo. Huelo tu simiente              

y, pobre Sarah que soy no te devuelvo                    

lo que me vienes a dar.

 

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario