Pactemos, mi mar.                      

Corrobórame íntegro el pacto.            

 

Cuando me vaya a la selva de casas               

y de acuciantes urgencias anónimas,            

has de acudir, tal y como te veo,                    

apenas mi corazón desmaye,               

levantándome ante mí, arcangélico azul inmenso,                       

bañándome el duro mundo de mi contorno humano.    

            

Y por las noches de ti, apenas callen              

sus extensos rumores pinar y viento,            

has de evocarme tú, has de escucharme,                

diciéndote:             

¡quisiera yo ser eterna, sólo por verte!

 

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario