Blanda e insumergible plataforma líquida               

por la cual caminamos, leves,              

en confiado avance dentro de ti...                 

¿Fue en Tiberíades tan densa la sal del mar,                       

como la tuya?                   

 

Ajenos a cuanto no seas tú, vamos                

por el llano campo de ti, el submarino                      

predio del Mar Menor, y Palestina                 

se enciende de palmeras y de almendros,               

en hogueras punzantes de nopales.         

     

Cabras de gris pelaje ceniciento                      

balan con sus crías al amparo rumoroso                  

de arboledas primigenias... Duerme el vino            

en los odres de tierra, y arcaduces gimientes                     

rescatan al agua dulce de su encierro.             

         

¡Ay mis ojos ardientes, mi voz de lumbre                

por pedernales tiernos a tu contacto, oh mar mío!                      

Quedarme quieta es el ir entre tus manos               

que despiertan al sueño.

 

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario