Desnudas las exiges, por vestirlas de ti                     

a las criaturas.                   

Por echar en sus hombros estos mantos                  

transparentes y puros, transformando                    

en el alma la carne;                     

arrebatándoles el polvo milenario de la gleba,                  

lavándolas del surco, del polen fermentado,                      

del ácido frutal de las cosechas.                      

Joyas son de ti cuando las bañas.                   

Purificadas de sus siete toros negros, si las tocas.             

Destellantes de virtudes casi humanas.                    

por tu divino contacto.             

 

Corroes sus cortezas,                  

disuelves sus maduras y escamosas túnicas.                       

Salvas, como el bautismo de Juan,                 

todo un génesis de culpas.             

       

Sí. Desnudos nos espera tu ronca y delicada caracola                 

para nacer nuevamente en el mar que tú eres                  

a una paz del espíritu, liberto.             

 

Como lavas microscópicas dejamos en tu orilla                 

las sucias arenas de pecados tristes.

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario