Campo y mar tan unidos en un cántico                    

pocas veces halló el hombre en el mundo.              

Marinero y labriego, juntamente;                  

con la tierra y la red, oficio unísono.     

        

Los sembrados del mar y de los campos                  

a una misma familia se le ofrecen.                 

Las praderas azules de las aguas,                    

y la tierra mollar que el sol embebe.      

        

Una sola mirada abarca el todo:                     

el milagro del pan y de los peces.                   

Andando está el pastor sobre las aguas,                  

y el árbol de su cruz muy cerca crece.        

              

Palmeras en bandadas, algarrobos,               

olivos y almendrales, los granados                 

amparan al que come de las aguas,               

mezclando sal del mar a oscuro aceite.       

             

¡Oh tierra de este mar, roja y profunda,                  

floreciendo molinos y salinas!              

Transciendo la perenne arquitectura            

de tu ser y no hacer, tu fuerza viva!      

 

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario