Vino un hombre del mar, labriego tuyo,                  

a traerme noticias de tu fondo.                       

Y de inmensa pradera fabulosa                       

de color y de vida, hizo el regalo.      

             

¡Qué bandadas de peces se repliegan                       

en los bancos de arena caldeada,                   

cuando sopla el levante, cuando el cielo                  

se hace nube de grises pertinaces!     

            

Refugiados allí sueñan y esperan                    

que en la luz se desaten los azules                  

para, alegres, ligeros, juguetones,                 

dispararse a la altura, meteóricos.           

      

Se levantan en ágiles conciertos                     

y se saltan las barcas que los celan                 

es la fiesta de ti, como bengalas                      

son tus peces: los mújoles perfectos.            

Los labriegos esperan con sus redes,             

el buen copo se fragua muy despacio...      

             

Un cigarro en el mar, mientras se aguarda              

y se piensa en las cosas, lentamente.             

En otoño es el tuyo un mar de oro,                

apretado de pesca; en el invierno                  

te prodigas tú menos, dice el «Meño».      

              

El silencio absoluto es una ley.             

Primavera se lleva tus tesoros,            

y te quedas vacío de habitantes.                     

Marineros y peces se te alejan             

y te entregas a ti, a tus esencias.                     

El verano es espléndido de dones.            

     

El verano es la vid llena de ramos,                  

que en las bocas exhalan sus licores.             

¡El verano es el jugo de los mares!                 

      -El Patrón es un hombre requemado                  

      por el sol y la sed, fuerte y tranquilo,                  

      que a los suyos conduce en grandes barcas:                

      como flota de paz en el trabajo.       

      

      Son cincuenta los años que rotura                       

      esta gruesa heredad de aguas copiosas.            

      Se sonríe y me cuenta, cual un niño                    

      que conoce a su madre como un hombre.       

             

¡Elogios de tu luz, mar de mi ocio;                  

la cifra destellante de tus minas;                     

relatos de tu ser, de tus criaturas,                  

el hombre de los barcos me revela!   

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario