Cuando aún le sobra al día para seguir siendo hermosísimo                 

una sangre color de rosa que tiñe delicadamente al mundo,                

y vivifica alcores, arrebola calas a donde el mar se reclina,                   

y pone entre el gris inesperado de unas nubes, sus manos,                  

vuelven del trabajo los labriegos...             

   

Con sus cortas camisas sudadas,                     

con sus remendados pantalones sucios de tierra,             

pero con los cuerpos bañados de olor de mar,                  

y los ojos azules de cielo iluminado de rosa,                       

y un cansancio indiferente a todo lo que no sea ir            

en demanda del sueño...                       

 

¡Oh las tardes lentas del Mar Menor!            

Las indelebles terrazas del agua mojándose de luna                    

y latiendo, arrítmicas, los atardecientes sin oleaje.           

           

Las mujeres caminando despacio, atónitas de maternidades               

que no cesan; y los niños de fugaces formas ágiles                      

con un pedazo de futuro entre los dientes.             

 

Rosa suelto en chorro de frenética belleza.             

Rosa del día de trabajo y del ocio que contempla,            

y de las playas menudas y agrestes por donde escapan              

eternos ojos en purificación de vida.             

 

¡Oh mar de mi tierra, oh mar de Palestina!

 

 

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario