Es día que en setiembre se celebra                 

cada año.                

 

Bol de golas, oferta de cosechas de la mar.             

En la mesa del rico, convidados                      

los que siempre comieron sus relieves.                    

Volvieron las repletas pantasanas,                 

sobraron los palangres este día.            

         

Los peces conseguidos sin esfuerzos,            

¡a oleadas rebosaban!              

  

A unas breves horas se rendía             

todo un año de noches en el tajo.                  

 

      (Rayando casi aurora de grises invisibles,                      

      salimos a calar.           

      Y el súbito levante frío,                    

      ¡nos obligó a zarpar!).          

 

 

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario