Muy preocupante la situación de los presos políticos saharauis en cárceles marroquíes

Las autoridades marroquíes violan los derechos penitenciarios de los presos políticos saharauis y les niegan comida caliente y atención médica.

Además de despreciar las medidas sanitarias mínimas exigidas, cuando fueron a inspeccionar sus eldas tras iniciar una huelga de hambre en demanda de sus justos derechos el pasado 13 de Enero.

Por ejemplo, Mohamed Lamin Abidin Haddi se encuentra preso en la cárcel de Tiflet 2, localizada en la localidad homónima al noroeste de Marruecos. Igualmente, la administración de la prisión ignoró sus condiciones sanitarias momentos previos a iniciar la huelga de hambre. Posteriormente iniciada tampoco hicieron las pruebas reconocidas internacionalmente para controlar la huelga; medición de la presión arterial y temperatura corporal. Además de desplegar una tortura psicológica en sus relaciones habituales para hundir al preso saharaui.

Haddi está injustamente encarcelado y condenado a 25 años por un tribunal militar marroquí por habérsele atribuido falsamente acciones supuestamente realizadas en Gdeim Izik. En base a ello se encuentra preso en condiciones inhumanas y en el más absoluto desprecio de su dignidad y honor. Está aislado y se le impide la visita a sus familiares. El pasado 14 de Diciembre, en un acto de violencia injustificada, las autoridades penitenciarias accedieron a su celda durante su ausencia en un descanso y destrozaron todas sus pertenencias personales que no robaron; mantas, ropa, libros para estudiar y hasta el mismo Corán.

Como denuncia la familia, el director de la prisión trata cruelmente a Mohamed Lamin, le negó agua y comida caliente, ropa de invierno así como mantas para abrigarse. Asimismo hay un férreo control sobre las llamadas telefónicas. Es por ello que la familia del prisionero civil saharaui Mohamed Lamine Abidin Haddi, dirige un llamado a todas las conciencias vivas del mundo, comenzando por las Naciones Unidas, el Comité Internacional de la Cruz Roja y todas las organizaciones internacionales preocupadas por los derechos humanos, con el fin de intervenir con urgencia y proteger y apoyar a su hijo en huelga de hambre en un entorno peligrosamente vulnerable. Además de ejercer toda la presión necesaria sobre el Estado marroquí para responder a las demandas de derechos de su hijo como; el derecho a un tratamiento médico adecuado, el derecho a estar en una prisión cercana a su hogar y en el territorio del Sáhara Occidental.

Marruecos continúa batiendo récords en términos del número de presos y encarcelados pese a los llamamientos de la ONU

Las 76 cárceles en Marruecos albergan a 85.767 detenidos, según la Delegación General de Administración Penitenciaria y Reintegración de Marruecos (DGAPR), que proporcionó las últimas cifras oficiales en septiembre de 2019. Entre ellos, el 40% se encuentran en prisión preventiva.

Las autoridades marroquíes dicen que las tasas de hacinamiento han disminuido en los últimos siete años, del 45% al ​​36,9%. Pero son conscientes de que este número sigue siendo muy alto. El propio jefe de la DGAPR, Mohamed Salah Tamek, se quejó en 2017 ante el comité de justicia parlamentaria por la falta de recursos materiales y humanos. El número de prisioneros ese año es de 80,000. Salah Tamek predijo que la situación podría empeorar. Y ahora hay 85.767 prisioneros.

Se están construyendo varias cárceles, pero Abdallah Mouseddad, secretario general de la ONG Observatorio de Prisiones Marroquí (OMP), objeta que la solución no es aumentar su número sino reducir el número de prisioneros.

En España, con una población de 46,8 millones, 10 millones más que en Marruecos, hay 27.250 presos menos que en el país vecino. En Argelia, con una población de 42 millones, solo había 63,000 prisioneros en 2018. Y este mes, el gobierno argelino acaba de otorgar la amnistía a casi 10,000 detenidos.

Marruecos tiene 237 prisioneros por cada 100.000 habitantes, según los datos recopilados por el Instituto de Investigación de Política Criminal (ICPR en inglés), con sede en Londres. La población carcelaria de Marruecos supera con creces la de Suecia (61 por cada 100.000 habitantes), Francia (105) y España (124). Pero también los de Túnez (195), Egipto (116), Arabia Saudita (197) y los Emiratos Árabes Unidos (104).

Un funcionario europeo, que ha visitado varias cárceles en el Marruecos y habla bajo condición de anonimato, cree que las cárceles marroquíes no son peores que las del resto de la región. «Es cierto que no hay celdas individuales, excepto las más peligrosas o las que están bajo vigilancia. Pero esto se debe a que el modelo de encarcelamiento en todo el Marruecos es tener alrededor de 25 personas en una célda. Esta es la práctica habitual. Es cierto que aquí, en Marruecos, como en Túnez y Argelia, visitamos lo que se nos permite visitar y nada más. Pero no he visto gente merodeando en la esquina. Lo vi en Mauritania, por ejemplo. Sin embargo, se necesita más actividad y más profesionalismo en las cárceles».

Otro miembro de la Unión Europea, que conoce bien las cárceles marroquíes, cree que hay varias razones para este hacinamiento: «Por un lado, el código penal debe ser reformado. Hay delitos que deberían ser delitos menores. además, es necesario alentar la concesión de la libertad condicional. Sobre todo, los jueces carecen de sensibilidad con respecto a la administración de la detención preventiva «. En España, el porcentaje de prisioneros en espera de juicio es del 15% en comparación con el 40% en Marruecos.

A pesar de todos los males, Abdallah Mouseddad reconoce el progreso realizado en los últimos años. «Ahora los prisioneros pueden hablar por teléfono cinco minutos a la semana. Hay televisores en las celdas. La comida también ha mejorado».

Pero el activista insiste en que el problema principal es el hacinamiento y todo lo que eso implica. «El presupuesto de la administración es alimentar solo a 80,000 prisioneros. Y en realidad, hay muchos más prisioneros que los 85,000 declarados por la DGAPR».

Mouseddad cree que la principal causa del hacinamiento es el mal uso de la detención preventiva por parte de jueces y fiscales. «Pusieron a cualquiera en prisión por el simple hecho de haber consumido drogas. Recientemente, una joven cuyo crimen fue haber consumido drogas murió». Otro problema que, según Mouseddad, conduce a un exceso de prisioneros, es que no hay sentencias alternativas fuera de la prisión. «Esto es algo que se introdujo en Argelia, por ejemplo». También señala que no se otorga libertad condicional. En 2018, solo se otorgaron 12 de las 657 autorizaciones solicitadas.

El perdón real otorgado por el rey es común en Marruecos y generalmente se otorga en días festivos, como el día de su ascenso al trono. En 2018, un total de 4.080 detenidos recibieron indultos reales, ya sea al ser liberados o al ver reducida su condena. Pero incluso el perdon masivo no ha impedido que Marruecos continúe batiendo récords en términos del número de prisioneros.

En 2018, 180 prisioneros murieron en las cárceles marroquíes, según el informe de la Delegación General de Administración Penitenciaria y Reintegración (DGAPR). Un total de 139 personas murieron en el hospital, 19 murieron «de camino al hospital», 10 murieron «detenidos» y 12 murieron en la «enfermería de la prisión». El Observatorio de la prisión marroquí (OMP) de la ONG asegura que las causas reales de muerte generalmente nunca se han sometido a una investigación.

En 2018, hubo 1.573 huelgas de hambre, según datos oficiales. El 65,77% se organizó para protestar contra el proceso judicial. Y 28.7%, debido a las condiciones de vida en prisión. Ese mismo año, los presos presentaron 1.568 denuncias oficiales. La mayoría de ellos (635) informaron haber sido abusados. El prisionero más famoso, Rifain Nasser Zefzafi, quien dirigió las protestas de Alhucemas en 2017, dijo que fue torturado. Las 76 cárceles del país tenían solo 39 psicólogos.

La ONU pidió el año pasado liberar a presos en medio de la pandemia del Covid-19

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, pidió a los gobiernos «no olvidar» a los presos, a personas con enfermedades en medio de la pandemia del coronavirus.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exhorta a «los gobiernos y las autoridades a actuar rápidamente para reducir el número de personas detenidas», por ejemplo liberando a «los más viejos los enfermos y los delincuentes de bajo riesgo».

Fuente

 

Suscríbete para recibir las últimas noticias y novedades

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario